domingo, 21 de abril de 2013

Artículo 1. Toma de Decisiones. Correcta o incorrecta



Cuántas veces hemos escuchado que una decisión fue tomada en forma incorrecta. 

La mayoría de las acciones humanas en la vida social están unidas a estados de conciencia, con los que se encuentran profundamente relacionados. Estos estados de conciencia son juicios y razonamientos que pueden producirse antes o después de la acción tomada por el hombre. Al ocurrir antes de la acción, se denominan deliberaciones. Al ocurrir después de la acción, se denominan explicación o justificación. 

Sin embargo la deliberación, ni la explicación son lo más importante. Lo que interesa es que ante una situación determinada se hace presente en la mente de forma espontánea una idea, en vez de otras. Expresa que “una predisposición interna en el hombre, genera un impulso predominante en ese momento, que causa el primer pensamiento o idea ante un problema dado”. 

Basados en el concepto del impulso predominante del momento, se puede establecer que los factores que afectan directa o indirectamente a la idea preconcebida inicialmente y a la toma de decisiones son variados, pudiendo agruparse en factores biológicos y psicológicos, los que deben ser conocidos por quienes toman decisiones, a objeto de que las acciones que se tomen sean las correctas. 

Como un ejemplo de decisión, sabemos que en 1492, zarpó desde España, Cristóbal Colón, en un viaje a las Indias con tres carabelas. A medida que pasaban los días, sin que se divisara tierra, creció el descontento en las tripulaciones, siendo obligado a tomar una decisión respecto a seguir o volver a España. 

¿Qué lo motivó e incentivó a mantener sus órdenes iniciales? 

Del ejemplo, podemos concluir que para la tripulación enfrentada a lo desconocido, la fuente del impulso frente a la decisión de seguir o regresar era mayoritariamente de componente biológica o de los sentidos. Pero para Colón, que buscaba un nuevo trayecto y el reconocimiento, la fuente de su impulso frente a la decisión de seguir o regresar era mayoritariamente de componente psicológica o de la mente.

En la generación del primer impulso dominante, la intención y la motivación constituyen un importante factor de decisión. Las intenciones y las motivaciones instigan y sustentan todas las actividades de solución de problemas.

La toma de decisiones, como vemos, está influenciada por dos factores, biológicos y psicológicos.

Factor Biológico.
En el ser humano los impulsos más normales se gestan de sus necesidades orgánicas. La excitación de su organismo nace de sus necesidades biológicas, de su tendencia a lograr condiciones de equilibrio constante y de la estimulación en general. 

El impulso es función de los cambios en la estimulación del organismo. Aunque éste se encuentra, hasta cierto punto, en un estado de excitación constante, el nivel del impulso cambia según las variaciones de los estímulos. Por ejemplo, una persona con hambre poseerá más impulso a desear comer que una satisfecha. 

El estímulo del impulso biológico puede ser reducido o cambiado por otro impulso a través del aprendizaje. Un ejemplo claro son las personas sometidas a dieta, a las que se les enseña a controlar el impulso o a buscar otra motivación que les elimine el sentimiento de hambre. Es así como cualquier variación de la estimulación puede considerarse que tiene consecuencias potenciales de motivación o desmotivación. 

Los factores neurológicos, hormonales, situacionales y vivenciales han demostrado estar implicados en la activación, el control y la regulación de los impulsos biológicos, generando diferentes tipos de conductas, que las personas deben reconocer al momento de tomar una decisión. 

Factor Psicológico. 

Dentro de los impulsos que generan ideas en el hombre existen aquellos que provienen directamente de su mente, es decir, de factores psicológicos. 

Dentro de los factores psicológicos que afectan a los impulsos, y que las personas deben reconocer al tomar decisiones, se pueden nombrar como los más importantes los siguientes: La personalidad, que contribuye a determinar las características singulares del pensamiento del hombre, siendo los factores determinantes de la personalidad los genéticos y ambientales, como los orgánicos y sociales. 

El carácter, que es influido por la herencia genética, la educación y el ambiente. La sociedad, que afecta a la conducta, percepción, pensamiento y sentimiento de las personas. 

La experiencia y la capacitación, que condicionan el pensamiento. La adaptación, que implica las respuestas que se dan o la manera en que se aprende a enfrentar los propios motivos emocionales, sentimientos y circunstancias ambientales. 

El tiempo y las circunstancias, que alteran la forma de tomar una resolución.

Finalmente, la intención, que es la más importante, ya que condicionará nuestro pensamiento en el momento dado, con mayor fuerza que los factores enunciados anteriormente, debiendo ser adecuadamente controlado en la toma de resoluciones. 

La Correcta Toma de Decisiones. 

Frente a la toma de decisiones tenemos pues que los factores biológicos y psicológicos, indicados anteriormente, afectan a las ideas que afloran en las mentes de los hombres y, por lo tanto, a la toma de resoluciones o acciones. 

Las ideas que se presentan en las mentes de los hombres representan todo el material del que disponen para la toma correcta de decisiones. 

¿Qué hacer para identificar la mejor idea frente a un problema dado, a pesar de tener un fuerte impulso por escoger una en especial y considerando que las personas sólo registrarán en sus mentes aquellas ideas que los factores biológicos y psicológicos del momento sólo le permiten? 

El razonamiento es la solución para los problemas de toma de decisión. 

Los líderes deberán tener presente que hay factores que influirán en su
razonamiento, siendo estos: 


  1. La información relevante: El pensamiento del hombre está condicionado por la amplitud, probidad, fidelidad, adaptación y disponibilidad de sus conceptos y de su información. Por lo tanto, las ideas serán finitas.
  2. La disposición mental: La solución de problemas supone la habilidad de establecer y sostener una adaptación primaria, que facilite una clase particular de acción o acto. 
  3. La inclinación emocional: Las inclinaciones emocionales del individuo pueden determinar los resultados de su raciocinio en la misma medida que la información disponible. Esta forma de toma de decisiones no implica el razonamiento. 
  4. Luego, los líderes al tener que tomar una decisión en forma racional, para minimizar las consecuencias de los puntos anteriormente descritos, deben a lo menos: 
  •  Identificar adecuadamente los objetivos que deben ser cumplidos. 
  •  Buscar el máximo de cursos de acción alternativos para enfrentar la situación. 
  •  Apreciar los costos y los riesgos, tanto como las consecuencias positivas de todas las alternativas y distinguir la mejor entre las más probables. 
  •  Buscar información adecuada para confirmar las diferentes opciones. 
  •  Mantener la mente atenta a nuevas informaciones, lo que permitirá verificar la validez de la acción elegida, siendo capaz de discriminar entre la información relevante e irrelevante, resistiéndose a una rigidez en la perspectiva de la situación y ser tolerante a la ambigüedad. 
  •  Ser capaz de entender la situación desde la perspectiva de otro actor. 
  •  Resistir la decisión prematura. 
  •  Ser capaz de efectuar los cambios requeridos, conforme la situación vaya cambiando

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada